miércoles, 11 de febrero de 2015

Egoísmo correspondido

-Posiblemente deba empezar a plantearme pensar más en mí y menos en el resto del personal. Eso se lo suelto a Ana sin inmutarme, mirando algún punto fijo en el cristal de la ventana, alguna mota, que sólo existe en mi imaginación.
-No eres de ese tipo Mer. Hay personas egoístas por naturaleza, son los  yo, yo, yo y luego si eso yo. Están los que se les ve venir a legua, los que por desgracia no se los ve venir y luego está Mer. 
Me guiña un ojo y vuelve a su revista de moda. 
Es posible que yo no pertenezca a ese subgrupo pero, joder como me gustaría hacerlo!!! La vida sería sin duda mucho más fácil. 
Suspiro, Ana me mira y da unos golpecitos a su lado en el sofá indicándome que me siente.
-Sabes que te hace falta preciosa? niego con la cabeza sin articular palabra. -A ti lo que te hace falta es una noche de juerga.
Sonrío y dejo caer mi cabeza sobre su hombro. Ana pasa su mano por mi pelo y deposita un beso muy suave en mi frente diciendo aquello de " bendissssiónnnn". 
Maldigo el día que vimos ese culebrón, creo que venezolano, en el que el cura cada vez que besaba la frente a la chica ( nada carnal , por supuesto), le soltaba el bonito palabro.
Me río y cierro los ojos. Ana se levanta coge una manta y me tapa con ella.
Empiezo a darme cuenta de que al igual que pienso en mucha gente, Ana siempre piensa en mis necesidades. Doy gracias por tenerla a mi lado pero no se lo digo muy a menudo porque no veas como se crece.... 

3 comentarios:

  1. gracias preciosa por leerme y comentar

    ResponderEliminar
  2. Me ha dado risa lo del cura telenovelero, qué gran verdad!!!! jajajajajajaja

    ResponderEliminar